PACIENTES

ESTUDIOS QUE REALIZAMOS

  • DIAGNÓSTICOS:

    Se realizan diariamente en clínicas, hospitales, consultorios o laboratorios especializados.

  • MOTILIDAD GASTROINTESTINAL:

    1. Manometría del esófago

      ( registro gráfico de la motilidad y la presión de las distintas regiones del esófago)
    2. pH-metría

      esofágica de 24 horas (registro gráfico de la acidez en el esófago)
    3. Impedancia

      esofágica de 24 horas (registro gráfico del reflujo ácido y del no ácido en el esófago)

    4. CÁPSULA ENDOSCÓPICA O ENTEROSCOPÍA POR CÁPSULA


      ENDOSCOPIA DIGESTIVA Y RESPIRATORIA:

    5. Panendoscopia

      o esófago-gastro-duodenoscopia o endoscopia digestiva superior (esófago, estomago y duodeno)
    6. Colonoscopia

      o endoscopia digestiva baja (colon o intestino grueso)
    7. Cápsula endoscópica

      o enteroscopia por cápsula (esófago, estomago, duodeno, yeyuno, íleon y colon)
    8. Colangiopancreatografía retrograda endoscópica o CPRE

      (ámpula de Váter, colédoco vías biliares intrahepáticas y conductos del páncreas)
    9. Broncoscopia,

      estudio endoscópico de las vías respiratorias (laringe, tráquea, bronquios)

  • ¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO UN ESTUDIO ENDOSCÓPICO?


  • TERAPÉUTICOS:

    Generalmente se realizan en centros hospitalarios donde se tiene todo el apoyo humano y tecnológico.

    Los procedimientos más frecuentes son:


  • RECOMENDACIONES


  • MANOMETRÍA DEL ESÓFAGO

    ¿En qué consiste? Estudio que tiene por objeto medir la presión, fuerza o tono muscular en diferentes zonas del esófago durante el reposo. Así mismo, registra las características de la motilidad durante la actividad muscular desencadenada por la deglución.

    ¿Cómo se realiza el estudio? Para valorar la actividad del esófago se requiere instalar un catéter de registro y deglutir pequeñas cantidades de agua. Por lo tanto, es indispensable que el paciente este enterado, despierto y dispuesto a cooperar con el procedimiento. Cuando el paciente conoce y acepta el procedimiento, se introduce cuidadosamente una sonda delgada a través de un orificio nasal. La sonda o catéter pasa por faringe, entra al esófago y llega al estomago. Cuando el catéter de registro queda ubicado, el estudio inicia retirando la sonda lentamente, centímetro a centímetro, dando tiempo a que el sistema computarizado detecte los cambios de fuerza o presión en las distintas zonas del esófago. Para evaluar la actividad motora se toman pequeñas cantidades de agua. En estas condiciones el estudio termina aproximadamente en 20 minutos.

    ¿Qué molestias produce? La sonda provoca una sensación desagradable al entrar por la nariz y mientras permanece en la garganta. En ocasiones aparece lagrimeo, estornudos, tos o reflejo de vomito al paso del catéter, sin embargo, estos inconvenientes son transitorios y leves en la mayoría de los enfermos. Al concluir el estudio desaparecen las molestias.

    ¿Qué utilidad tiene? Este procedimiento registra alteraciones o trastornos de la motilidad esofágica. Dichas alteraciones motoras no son detectables por otros métodos conocidos como endoscopia o radiología. Las manifestaciones clínicas hacen sospechar la alteración, pero la Manometría esofágica es el método diagnóstico de elección. Los hallazgos manométricos son de gran valor para determinar el tipo de tratamiento a seguir.

    ¿Indicaciones de la Manometría esofágica? Pacientes con “disfagia funcional” (molestia o dolor en esófago durante la deglución de sólidos o líquidos) Para el diagnóstico de los trastornos motores del esófago En casos de reflujo gastroesofágico con síntomas en faringe y/o esófago Como valoración previa y en ocasiones posterior a la cirugía antirreflujo del esófago Para valorar el tratamiento de tipo farmacológico o neumático (dilatación con globo) del esófago En enfermedades sistémicas del colágeno (escleroderma, colagenosis) que afectan el esófago Pacientes con dolor torácico de origen no cardiaco Complemento previo a la pH-metría esofágica

    ¿Qué preparación requiere? Ayuno mínimo de 6 horas Suspender medicamentos que afecten la motilidad esofágica, 3 a 5 días antes del estudio (preguntar al médico)

    Subir

    PH-METRÍA ESOFÁGICA DE 24 HORAS (pH)

    ¿Para qué es? Estudio que registra cuantas veces durante el día, el esófago entra en contacto con material ácido refluido desde el estomago. Así mismo, relaciona los eventos de reflujo con los periodos de ingesta, cambios de posición y aparición de síntomas.

    ¿Qué utilidad tiene? Comprobar la existencia de reflujo gastroesofágico de tipo patológico. Demostrar sí los síntomas del paciente se relacionan con los eventos de reflujo ácido registrados. Valorar la respuesta al tratamiento médico. Demostrar la presencia de reflujo dañino (patológico) en pacientes sin molestias (asintomáticos), que pueden tener o no tener lesiones del esófago, demostradas previamente por endoscopia con biopsia. Control de pacientes en tratamiento antirreflujo o ya operados.

    ¿Cómo se realiza y que opciones hay? Para registrar los eventos ácidos, se coloca un sensor de “pH” en la porción distal del esófago. Existen 2 opciones de registro

    1. CATÉTER EXTERNO VISIBLE: Se introduce un catéter de 2 milímetros de diámetro por fosa nasal, entra al esófago y queda ubicado en su porción distal. El catéter se conecta a una grabadora de registro durante 24 horas que se porta en el cinturón.

      Ventajas: Pocas probabilidades de fallar, costo accesible para la mayoría.

      Desventajas: Apariencia con cable y parche nasal. Molestias en nariz y faringe por la presencia del catéter, disminuyen en poco tiempo.

    2. SENSOR INTERNO NO VISIBLE: Se coloca pinzando la pared del esófago con un pequeño sensor, (sin cables, en forma de pinza), el cuál envía señal de radiofrecuencia inalámbrica a la grabadora que se lleva en el cinturón durante 24 o 48 horas.

      Ventajas: No se ve y generalmente no hay molestias.

      Desventajas: Costo elevado porque es necesario realizar un estudio de endoscopia para ubicar el sitio correcto donde colocar el sensor a la pared del esófago. En ocasiones éste pequeño aparato se desprende sin que el paciente lo note, antes de finalizar el periodo de registro, quedando incompleto el estudio. Para completarlo se necesitará colocar un nuevo sensor.

      ¿Qué preparación requiere? Ayuno mínimo de 6 horas. Suspender antiacidos, de 1 a 5 días antes del estudio, según el tipo de medicamento (preguntar al médico)

    Subir

    IMPEDANCIA ESOFÁGICA (Z)

    ¿Qué es la Impedancia esofágica? Estudio que permite evaluar los movimientos del bolo dentro del esófago. El registro lo hacen dos o más sensores, separados dentro de un mismo catéter.

    ¿Qué utilidad tiene? Evalúa vaciamiento y tránsito (movimientos) del bolo dentro del esófago. Detecta el bolo independientemente de su composición (sólido, líquido, gaseoso o mixto), su pH (ácido o alcalino) y su ubicación dentro del esófago (proximal, distal). Registra episodios de reflujo gastroesofágico proximal y distal, de tipos ácido y no ácido. Combinado con el registro de pH-metría (Z-pH), detecta alteraciones en pacientes con síntomas rebeldes a pesar de los medicamentos, tos crónica inexplicable, exceso de eructos y rumiación por regurgitación (masticar alimentos previamente ingeridos). Valora el efecto del tratamiento endoscópico (plicatura) o quirúrgico (funduplicatura) de la enfermedad por reflujo gastroesofágico. Junto con la Manometría de alta resolución (HRiM), identifica alteraciones de la función esofágica en casos de disfagia no obstructiva y en disfagia post funduplicatura.

    ¿Cómo se hace el estudio? Igual que un estudio de pH-metría de 24 horas con catéter nasal (visible).

    Subir

    CÁPSULA ENDOSCÓPICA O ENTEROSCOPÍA POR CÁPSULA

    ¿Para qué sirve la cápsula? Es el único método que nos permite explorar visual y totalmente el intestino delgado con el paciente despierto. Las principales indicaciones para el procedimiento son: sangrado intestinal, lesiones inflamatorias, lesiones degenerativas o revisión del intestino delgado.

    ¿Cómo se hace este estudio? A diferencia de la endoscopia tradicional, el estudio no requiere medicamentos ni estar dormido. Es obligado preparar el intestino, vaciándolo con laxantes previamente para obtener un buen registro fotográfico. Al paciente se le instala un cinturón con accesorios, se le pide deglutir una cápsula endoscópica y listo, puede desempeñar casi todas sus actividades cotidianas. El registro fotográfico almacena durante 12 horas cerca de 50,000 fotografías, después de completar este periodo se retiran los implementos para su revisión. El estudio no produce molestias, no requiere sedación ni hospitalización y ofrece una amplia y valiosa información visual. La cápsula se elimina por vía rectal. La revisión e interpretación son realizadas por el médico endoscopista.

    ¿Ventajas? Es un estudio completo y cómodo del tracto digestivo. No requiere hospitalización, anestesia ni medicamentos. Generalmente sin riesgos y sin molestias.

    ¿Desventajas? El estudio no permite tomar muestras ni realizar maniobras dentro del intestino. Requiere utilizar equipos de computación, programas y tecnología específicos. Costo elevado por su tecnología.

    Subir

    ENDOSCOPIA GASTROINTESTINAL Y RESPIRATORIA

    ¿Qué es la endoscopia? Es un procedimiento de comprobada utilidad, que con ayuda de instrumentos especiales ingresa a través de los orificios naturales del organismo para explorar el interior del mismo. Incluye diversos ESTUDIOS DIAGNÓSTICOS ampliamente utilizados en consultorios, clínicas y hospitales de todo el mundo. Es una exploración visual que identifica alteraciones o defectos ubicados en algún segmento del aparato digestivo. Consiste en una revisión sistemática y dirigida que en poco tiempo localiza el sitio, aspecto y tamaño de cualquier lesión, permite obtener muestras de tejido para análisis histopatológico, así como realizar PROCEDIMIENTOS TERAPÉUTICOS.

    ¿En qué condiciones se realizan estos estudios? Los procedimientos URGENTES se realizan lo más rápido posible, generalmente sin preparación del paciente y con los riesgos que la enfermedad y la situación del momento imponen. Los estudios ELECTIVOS requieren preparación previa y cita para el evento. Es conveniente conocer las condiciones clínicas del paciente y resolver las dudas que tenga respecto al estudio. La preparación requiere ayuno mínimo de 6 a 8 horas y limpieza intestinal cuando se revisa el intestino grueso.

    ¿Despierto o dormido? Estos estudios o procedimientos invaden el organismo, por lo tanto, son más cómodos y tolerables cuando se llevan a cabo con el paciente dormido, bajo el efecto de sedación endovenosa, controlada constantemente por monitores y MÉDICO ANESTESIÓLOGO, cuya presencia es indispensable ya que se encarga de mantener la seguridad y comodidad del paciente durante y después del evento hasta la recuperación completa.

    ¿Quién hace los estudios? Médicos especialistas, entrenados en Endoscopia Gastrointestinal y certificados por el Consejo Mexicano de Gastroenterología. El control anestésico lo debe realizar un médico especializado en Anestesiología y certificado por el Consejo Mexicano de Anestesiología.

    ¿Cómo se hace un estudio de endoscopia? Con el paciente preparado y sedado (dormido), se introduce un aparato por la boca (panendoscopio) para revisar esófago, estomago y duodeno. A través del orificio anal (colonoscopio) para revisar el intestino grueso o colon. Por nariz o boca para explorar laringe, tráquea y bronquios (broncoscopio). Se realizan distintas maniobras para avanzar en la exploración, éstas deben ser suaves y precisas para no producir daño al organismo, se toman fotografías, película y muestras de los sitios explorados, se puede realizar cualquier procedimiento terapéutico y se termina el estudio aún con el paciente dormido. Sin haber sentido molestias o dolor, el paciente ha sido revisado y en ocasiones sometido a algún procedimiento terapéutico. La recuperación de la sedación tarda 10 a 15 minutos bajo la vigilancia continua del médico anestesiólogo, mientras tanto, el médico endoscopista procesa los datos obtenidos e integra el reporte final de los hallazgos.

    ¿Cómo se usa la Cápsula Endoscópica? Es un procedimiento sencillo comparado con la endoscopia tradicional: el paciente debe estar preparado, despierto y en ayuno, se le coloca cinturón con aparato receptor, se le da la cápsula y permanece en ayuno. Al finalizar el registro se retira el receptor y el paciente regresa a todas sus actividades habituales. Los resultados se integran en reporte fotográfico y escrito.

    ¿RIESGOS DE LA ENDOSCOPIA TRADICIONAL? La literatura reporta riesgos inherentes al estado crítico del paciente (su enfermedad y sus reacciones), al tipo de procedimiento, al uso indebido de medicamentos, aparatos y accesorios, a la experiencia del médico, a las maniobras durante el estudio y a tener todo lo necesario para resolver cualquier incidente.

    CONDICIONES ÓPTIMAS: Atención por personal médico especializado, sala equipada con oxígeno, monitores, equipos funcionales en buenas condiciones, medicamentos indispensables, conocer antecedentes del paciente, darle información y resolver sus dudas. Explorar con maniobras delicadas y precisas. En estas condiciones los riesgos disminuyen y sí llegan a presentarse son controlables. Las molestias y riesgos son inherentes al procedimiento. Con experiencia y cuidado son mínimas.

    CONDICIONES INADECUADAS: Donde el procedimiento se realiza con una o varias de las siguientes condiciones: improvisación del lugar para realizar el procedimiento, paciente mal informado, despierto durante el estudio, sin preparación, lugar incómodo, sin médico anestesiólogo, sin ayudante, carente de oxígeno, sin medicamentos o lo necesario para resolver incidentes, poca experiencia, nerviosismo, prisa excesiva, maniobras bruscas durante el procedimiento, etcétera. El resultado será un estudio de mala calidad, desagradable, con riesgo y dolor para el paciente.

    Subir

    ¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO UN ESTUDIO ENDOSCÓPICO?

    Síntomas recurrentes o persistentes, del aparato digestivo o respiratorio Antecedentes familiares de enfermedades gastrointestinales o respiratorias Pérdida de peso, anemia de origen desconocido, sangrado digestivo (evacuaciones o vomito sanguíneo), hemoptisis (tos y flemas con sangre) Indicación del médico tratante o sospecha de enfermedad por el mismo paciente Para descartar lesiones degenerativas o cáncer En personas sanas o sin molestias que deseen una revisión preventiva (tipo chequeo) Para evaluación y control de padecimientos ya conocidos Objetos extraños en vías digestivas o respiratorias

    REFLUJO GASTROESOFÁGICO Padecimiento frecuente en la actualidad. Sus manifestaciones son variadas, múltiples y en ocasiones parecen no tener relación con el aparato digestivo. Afecta con diferente intensidad ciertos órganos: esófago, faringe, laringe (garganta), vías respiratorias superiores e inferiores, dientes, lengua, oídos, nariz y cabeza. Las alteraciones provocan, agruras, regurgitación del contenido gástrico, dolor torácico, ardor o sensación de quemadura atrás del esternón, molestia u obstrucción al paso de los alimentos, inflamación de garganta, flemas constantes, tos crónica, “asma”, ahogo, falta de aire, reacciones aparentemente alérgicas, infecciones frecuentes y de repetición como faringitis, bronquitis o neumonía; dolor de oídos, cefalea. Las molestias persisten o reaparecen a pesar de los tratamientos.

    GASTRITIS O ÚLCERA La inflamación del estomago puede ser reciente (aguda) y estar relacionada con medicamentos, alimentos irritantes, infecciones, ingesta de tóxicos o exposición a radiaciones. Lo anterior provoca ardor o dolor en la boca del estomago o parte alta del abdomen, náusea, vómito de contenido gástrico, en ocasiones con restos de sangre o francamente hemático (sanguíneo), intolerancia a los alimentos, malestar general, fiebre, inflamación abdominal, heces oscuras (sangre digerida).

    Cuando las molestias persisten o reaparecen en forma intermitente, mejorando parcial o temporalmente con el tratamiento, el padecimiento es crónico con inflamación prolongada de la superficie del estomago. De las causas infecciosas, la más frecuente y conocida se debe a la presencia de Helicobacter pylorii, bacteria que habita en el medio ácido del estomago. La irritación por ingesta prolongada o múltiple de medicamentos. Los procesos degenerativos (como el cáncer), atróficos y autoinmunes, producen cambios y lesiones gástricas. Algunas personas no sienten molestias (asintomáticos), pero pueden tener manifestaciones indirectas de enfermedad. La mayor parte de los enfermos sufre de manera recurrente trastornos o síntomas descritos para la enfermedad aguda. Los casos duraderos pueden presentar anemia crónica o pérdida de peso.

    ENFERMEDADES EN VÍAS BILIARES Y PANCREÁTICAS Son diversas y requieren atención especializada a la mayor brevedad posible. Provocadas por daño focal o general del hígado o del páncreas. Se relacionan con alcohol, medicamentos, sustancias tóxicas, enfermedades degenerativas, neoplasias (cáncer), alteraciones metabólicas, infecciones, traumatismos, lesiones quirúrgicas, procesos inflamatorios, autoinmunes y otros. Aunque presentan múltiples manifestaciones locales y sistémicas, las indicaciones para una exploración endoscópica tipo CPRE incluyen ictericia, colestasis, colangitis, colédoco litiasis, tumores, estenosis, disfunción del esfínter de Oddi, pancreatitis, cáncer de páncreas. Los procedimientos terapéuticos que se pueden realizar durante el estudio son esfinterotomía para extracción de litos, litotricia, drenaje de conductos y colecciones, dilatación de estenosis, colocación de endoprótesis., etcétera.

    ENFERMEDADES INTESTINALES Se manifiestan con dolor cólico, inflamación abdominal, ruidos, movimientos intestinales molestos y audibles, gases, alteración en la actividad intestinal con cambio en horario y frecuencia para defecar, cambio en consistencia y calibre de las heces, sangrado rectal intermitente o frecuente, infecciones recurrentes, pérdida de peso y apetito, sensación de masa o tumor abdominal. Las posibilidades diagnósticas son múltiples. Es recomendable acudir al especialista para una evaluación completa y determinar la causa de los trastornos.

    SANGRADO DEL APARATO DIGESTIVO Puede ser de aparición súbita con vómitos o evacuaciones sanguinolentas. Indican la presencia de una lesión sangrante, la cual puede poner en riesgo la vida. Requiere ayuda inmediata y especializada de tipo hospitalario, ya que es vital reponer la sangre perdida, estabilizar las condiciones óptimas del organismo, localizar y controlar el sitio del sangrado, así como vigilar la evolución y recuperación del enfermo. Este tipo de atención es multidisciplinaria, porque las variadas alteraciones requieren diferentes métodos terapéuticos que se complementan para bienestar del enfermo.

    Otras veces el sangrado es crónico, escaso o microscópico y no es detectado por el enfermo, ya que sus manifestaciones son de lenta aparición, lo que permite al paciente adaptarse a los cambios. Sin embargo, al paso del tiempo las alteraciones se manifiestan francamente y requieren la intervención del médico para investigar el origen del problema. Se puede manifestar con palidez, cansancio o fatiga, malestar general, dolor muscular, falta de aire, palpitaciones, desmayos, dificultad para concentrarse, disminución del apetito y de la actividad general entre otros síntomas.

    SOSPECHA DE CÁNCER Basta tener la sospecha de padecer un cáncer para alterar la calidad de vida de la persona. En etapas tempranas es difícil detectar estas alteraciones porque no causan molestias, sin embargo, se considera éste el mejor momento para diagnosticarlas ya que tienen altos índices de curación. Por lo tanto, es ideal reconocerlas en su etapa inicial. Esto se puede lograr manteniendo una vigilancia dirigida según antecedentes familiares, antecedentes personales patológicos, grupo de edad, género, actividades laborales, medio ambiente o por el simple hecho de querer descartar la duda. No es conveniente esperar a que se presenten signos sugestivos del problema, porque cuando esto sucede, la lesión ya esta avanzada. Este tipo de enfermedad afecta cualquier órgano, en ocasiones se puede relacionar con antecedentes, hábitos y otras enfermedades sufridas; siendo muy recomendable atender cualquier alteración por un médico especialista que evalúe todas las posibilidades.

    DIFICULTAD O MOLESTIA AL DEGLUTIR (DISFAGIA) Sensación desagradable o molesta en el esófago, ubicada en la región retroesternal o línea media del tórax. Aparece al deglutir sólidos o líquidos, puede ser intermitente o continua, en ocasiones se relaciona con la temperatura de los alimentos, o se asocia con ardor, acidez o reflujo. Los pacientes sienten que los alimentos se atoran o no pasan en forma adecuada, provocando malestar, dolor, tos, ahogo, regurgitación, angustia y miedo, razón por la cual dejan de comer y pierden peso. La disfagia puede ser de aparición progresiva o súbita. Puede ser causada por lesión obstructiva (mecánica) o por alteración motora (funcional). En ambos casos se requieren estudios para evaluar la anatomía y la función motora del esófago. El tratamiento y los resultados dependerán de la causa que origina el malestar.

    DOLOR EN TORÁX, SIN ENFERMEDAD DEL CORAZÓN Puede ser dolor, ardor o sensación intensa de quemadura en la línea media o en la región izquierda del tórax, en ocasiones se acompaña con dificultad respiratoria y angustia. Su aparición requiere atención urgente para descartar infarto agudo del miocardio o angina de pecho. Una vez atendida la urgencia, se deberá encontrar la causa. Se relaciona con hernia hiatal, reflujo gastroesofágico o lesión del esófago.

    TOS CRÓNICA, SECA, IRRITATIVA O RECURRENTE En ocasiones de larga duración, puede ser seca, leve, de aparición intermitente, relacionada con ingesta de irritantes, mejora parcialmente con tratamiento, sin embargo, recurre fácilmente. Son pacientes que han recibido múltiples y diferentes tratamientos para infecciones tipo faringitis, sinusitis, bronquitis, alergias, etcétera. El estudio de este problema debe descartar reflujo gastroesofágico, ya que es una causa muy frecuente de lesión en vías aéreas superiores.

    MAL ALIENTO (ALITOSIS) Y CARIES RECURRENTE Entre otras causas pueden aparecer por efecto de los jugos gástricos en esófago, faringe y cavidad bucal, consecutivos al reflujo.

    EPISODIOS DE AHOGO Generalmente son nocturnos o al estar acostado, sin embargo, hay personas que los padecen al estar despiertos, de pie o sentados. Se presentan de forma súbita e inesperada, en ocasiones después de ingerir grasas, condimentos, irritantes, bebidas alcohólicas o dulces. El ahogo provoca un estado intenso de angustia, la respiración se vuelve difícil o no es posible realizarla. Los ruidos estridentes de laringe se deben al gran esfuerzo por respirar. Los enfermos presentan angustia intensa, desesperación, cianosis de labios, desmayo y hasta paro respiratorio. Generalmente son personas con obesidad o alguna enfermedad que provoca reflujo gastroesofágico. Este problema requiere estudios dirigidos al diagnóstico y tratamiento definitivo del problema.

    BRONQUITIS O NEUMONIA DE REPETICIÓN La infección recurrente del aparato respiratorio (bronquitis o neumonía), exige estudiar las causas que la originan. Una causa frecuente es la bronco aspiración recurrente de material gástrico que refluye libre y fácilmente desde el estomago hasta ingresar a las vías respiratorias, llegando a tráquea, bronquios y alvéolos. Estas infecciones ponen en peligro la vida. El paciente recibe múltiples y diferentes tipos de tratamiento, incluso permanece hospitalizado por temporadas, pero si no se detecta el origen del problema, este seguirá repitiéndose sin control.

    PERDIDA INEXPLICABLE DE PESO Muchas pueden ser las causas que provoquen pérdida, en ocasiones inexplicable del peso corporal, sin embargo, la presencia de náusea, intolerancia a los alimentos, vómito, diarrea, etcétera, requieren valoración del aparato digestivo.

    HECES OSCURAS La materia fecal tiene un color característico normal, que adquiere por efecto del pigmento biliar. Cuando al intestino ingresan alimentos con pigmentos, como hierro, vitaminas, carbón, betabel o algunos medicamentos, la materia fecal y en ocasiones la orina cambian temporalmente su coloración, haciéndose rojizas, oscuras. Sin embargo, la causa que más frecuentemente oscurece la materia fecal es el sangrado del aparato digestivo, el cual generalmente es indoloro. Cuando la cantidad de sangre es escasa no hay cambio de color y no se detecta sangre a simple vista. Al aumentar la cantidad del sangrado la materia fecal se oscurece y en ocasiones el paciente presenta palidez, mareos o debilidad. En casos de sangrado masivo, la materia fecal aparece negra malformada o líquida, con olor muy desagradable, aparecen alteraciones hemodinámicas con hipotensión por hipovolémia, poniendo en riesgo la vida. Las causas de sangrado en el aparato digestivo son múltiples, en ocasiones hay antecedentes de la enfermedad, pero en muchas otras es necesario realizar estudios para encontrar la causa y establecer el tratamiento inmediato para controlar o detener el sangrado.

    ICTERICIA Normalmente, parte de la bilis producida por el hígado se almacena de manera temporal en la vesícula biliar y luego drena al intestino, donde ayuda a la digestión y da color a la materia fecal. Cuando el drenaje normal de bilis se altera por alguna enfermedad obstructiva, el hígado sigue produciéndola y ésta busca una vía alterna hacia donde drenar, por lo que entra al torrente circulatorio y se elimina a través de los riñones, provocando orina de color amarillo intenso, las heces palidecen por falta de pigmento biliar en intestino y aparece coloración amarilla de intensidad progresiva en piel y mucosas, siendo más notable en la esclerótica (parte blanca de los ojos). Las causas más frecuentes de obstrucción biliar son: litiasis biliar (piedras en vesícula y vías biliares), enfermedades inflamatorias del hígado (hepatitis), tumores en el trayecto de la vía biliar, cirugía complicada de vías biliares, ocasionalmente parásitos (Áscaris lumbricoides, Fasciola hepática).

    HEMOPTISIS Tos crónica con sangre. Aparece en fumadores, enfermedades crónicas pulmonares, tuberculosis, cáncer, etcétera.

    OBJETOS EXTRAÑOS EN VÍAS DIGESTIVAS O RESPIRATORIAS Frecuentemente son niños pequeños que reciben de alguien, o toman por descuido de quien los cuida esos objetos, los introducen a la boca y los tragan. También sucede en adolescentes y en adultos, quienes de manera inadvertida (descuidada) se llevan los objetos a la boca y por juegos bruscos o por reflejo los tragan. El riesgo y las lesiones dependen de la forma, tamaño, o composición del objeto. En el aparato digestivo pueden provocar: desgarro, perforación, sangrado, quemadura u obstrucción. En el aparato respiratorio provocan obstrucción respiratoria parcial o total, disnea, muerte súbita, bronquitis química, quemadura, sangrado, desgarro, perforación, etcétera.

    OBSTRUCCIÓN PARCIAL O TOTAL DEL ESÓFAGO, GENERALMENTE POR ALIMENTOS Sucede al comer carne, por deglutir bocados grandes o tragar de prisa alimentos sin masticar en forma completa. Se relaciona con estrechez en el calibre del esófago por alguna enfermedad ya existente. Provoca dolor, malestar, e incomodidad progresiva en tórax con dificultad para respirar. Puede complicarse con bronco-aspiración de alimentos, neumonía, ahogo y muerte. Es necesaria una exploración endoscópica para extraer el material obstructivo.

    Subir

    ¿EN QUÉ CASOS ES NECESARIO UN ESTUDIO ENDOSCÓPICO?


    TERAPÉUTICOS

    1. CPRE + esfinterotomía con extracción de litos

      (cálculos o piedras)
    2. Colocación de prótesis

      en esófago, vías biliares y pancreáticas
    3. Dilatación de zonas estrechas

      en esófago, píloro, colon y anastomosis quirúrgicas
    4. Extracción de objetos extraños

      alojados en esófago, estomago, intestino y en vías respiratorias
    5. Escleroterapía o engrapado

      de lesiones sangrantes
    6. Ligadura

      de várices esofágicas o hemorroides
    7. Rehabilitación esofágica

      con dilatadores, (por trauma, quemadura debida a: reflujo, cáusticos o radioterapia)
    8. Sondas de alimentación o drenaje

      tipo nasoyeyunal o nasogástrica
    9. Gastrostomía endoscópica percutánea

      permanente o de reemplazo, para alimentación
    10. Balón intragástrico

      para tratamiento y control de la obesidad (www.globalmed.com)
    11. Esfinterotomía

      con extracción de cálculos y drenaje de vías biliares
    12. Polipectomía

      con electrocoagulación
    13. Control endoscópico

      de sangrado digestivo o enfermedades que requieren revisión periódica
    14. Apoyo endoscópico transoperatorio

      para funduplicatura o búsqueda de lesiones

    Subir

    RECOMENDACIONES

    • En caso de urgencia acuda de inmediato a un centro hospitalario para recibir ayuda.

    • No retrase su diagnóstico, es muy importante conocerlo a tiempo, para iniciar oportunamente el tratamiento adecuado.

    • Evite la automedicación o los tratamientos empíricos recomendados porque suelen dar resultados engañosos, ya que la sensación de bienestar temporal por efecto de los fármacos retrasa el diagnóstico, permite la progresión de la lesión, favorece las complicaciones y pone en riesgo su integridad.

    • Busque información adecuada y opinión calificada acerca de su enfermedad.

    • Consulte al médico especialista, conózcalo, téngale confianza, acuda a sus citas, cumpla las indicaciones, aclare con él todas sus dudas y permita que le dé el tratamiento adecuado para resolver su enfermedad.


    Subir

Aparto